4 características de los equipos efectivos

 In Team Coaching

 “El mundo necesita muchos más equipos efectivos”, dice Hawkins, pero no son remedio universal ni se consiguen sin inversión en emociones y tiempo, es por ello que es necesario replantearse la necesidad de un equipo y el esfuerzo del que está dispuesto y que se requiere. Un equipo, como ya hemos comentado en otras ocasiones, es un grupo de trabajo pero no todos los grupos de trabajo son equipos. Así, es esencial diferenciar estos tipos de agrupaciones, elegir la más conveniente y sobre todo, dar la oportunidad a sus miembros a conocer la naturaleza del grupo al que pertenecen. Peter Hawkins hace una diferenciación entre los equipos eficientes y los demás grupos, los cuales  divide en:

Grupos asesores consultivos: miembros de diferentes partes de la organización agrupados por el líder o miembros de una empresa externa que obtienen información o revisan las diferencias.

Grupo que comparte cobertura e información: en el que los jefes de las distintas divisiones de la organización informan sobre aquello que sucede en su sector.

Organismo de toma de decisiones en el que otros realizan el trabajo: como juntas y comités.

Grupo de trabajo orientado a la realización de la misión: que desempeña una tarea determinada con poco nivel de interdependencia.

 

 

“¿Qué podemos hacer juntos que no podríamos hacer por separado?

¿qué necesitamos o queremos conseguir que exija que seamos más que la suma de las partes?

¿cuál es la naturaleza de nuestra interdependencia?”

 

Si la respuesta a la primera pregunta se caracteriza porque el propósito se basa únicamente en aconsejar al jefe, se tratará de un equipo consultivo, sin embargo, si la respuesta nace de compartir información o tomar alguna decisión eficazmente éste es un grupo de toma de decisiones. Es por ello que las tres preguntas anteriores son necesarias para identificar cuáles son las tareas que deberían realizar de forma conjunta, decidir dónde necesitaban estar entre orientarse a la misión u orientarse al alto rendimiento. Como nada se encasilla y se limita tan fácilmente, existen infinidad de matices a la hora de realizar los grupos, como es el caso de aquellos que necesiten coordinar sus actividades aunque gran parte de su trabajo se realice de manera independiente, o aquellos que por el contrario, necesita un grado muy alto de interdependencia y responsabilidad mutua.

 

En la bibliografía y estudios realizados por Katzenbach y Smith, y Wageman (2008), existen tablas representativas de los espectros, sus extremos y sus matices en las que los equipos pueden exponer su propio punto de vista respecto de dónde necesita estar el equipo con la finalidad de ser efectivo en una escala del 1 al 5 en cada uno de los apartados que la conforman.

 

“Un reducido número de personas con destrezas complementarias comprometidos con un mismo propósito, con una serie de objetivos de alto rendimiento y con un enfoque compartido del cual se consideran mutuamente responsables”

Así definen un equipo los dos investigadores más influyentes los equipos efectivos (Katzenbach y Smith, 1993) y el estudio realizado por Hawkins acerca de la manera en la que desarrollar un coaching de equipos, el cual les permitió añadir cuatro dimensiones que eran esenciales para definirse como un equipo efectivo, la mayoría ya han sido tratadas en nuestro blog, por lo que para profundizar en ellas solo tendrás que pinchar en los enlaces:

  1. La capacidad del equipo para tener reuniones efectivas y comunicación interna.
  2. La capacidad del equipo para trabajar de forma individual y colectiva representando al equipo ante los grupos de interés.
  3. El equipo como “sistema de aprendizaje”, desarrollando de forma continuada la evolución, la capacidad y la aptitud colectiva.
  4. El trabajo emocional del equipo.

“Un reducido grupo de personas con destrezas complementarias, comprometidas con un objetivo común, un conjunto de metas de rendimiento y un enfoque compartido por los que se sienten recíprocamente responsables…”

Así es como comienzan a redefinir el grupo de Hawkins la definición que se tenía hasta entonces que continua así: “…el enfoque común necesita incluir formas efectivas de reunirse y comunicarse que eleven la moral y el alineamiento, interconectándose eficazmente con todos los grupos de interés clave y de modo tal que los miembros y el equipo aprendan y se desarrollen continuamente.” Dentro de esta amplia definición, consideran diez aspectos esenciales de un equipo efectivo:

  1. Un número reducido.
  2. Con destrezas complementarias.
  3. Comprometidos.
  4. Con un objetivo común.
  5. Con un conjunto de metas de rendimiento.
  6. Con un enfoque compartido.
  7. Recíprocamente responsables.
  8. Formas de reunión y comunicación que eleven la moral y el alineamiento.
  9. Interconexión eficaz con los grupos de interés.
  10. Aprendizaje y desarrollo continuo.

De todo esto nace la necesidad de encontrar espacios donde descubrir y potenciar esas destrezas complementarias que unidas bajo un mismo objetivo común nos lleven a ser un equipo eficiente. Nosotros lo trabajamos a través de la metáfora que nos genera el mar y los veleros, desarrollando a través de estos nuestros Team Building de alto impacto y los programas de coaching de equipos.

 

Start typing and press Enter to search

shares