Los entornos VUCA y el nuevo paradigma empresarial

 In Team building

VUCA es el acrónimo que se utiliza para describir aquellos entornos caracterizados por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad. Este término procede de las siglas de las palabras inglesas Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity. Fue utilizado por primera vez por los soldados norteamericanos en los años 90 y más adelante se empezó a usar para describir el contexto en el que se encuentran las empresas y organizaciones a partir de la crisis financiera mundial de los años 2008 y 2009.

 

 

“La inteligencia de un individuo se mide por la cantidad de incertidumbre que es capaz de soportar”.  – E. Kant

 

 

La volatilidad se asocia a la dinámica de los cambios y a la velocidad en que estos se producen en el entorno laboral.

 

 

La incertidumbre se relaciona con el incremento de las situaciones imprevistas. La volatilidad anterior dificulta el hecho de prever los acontecimientos y los cambios y la capacidad de anticiparse a ellos. Esto afecta especialmente a aquellas empresas que trabajan con escenarios futuros a las que cada vez les es más difícil tomar decisiones y elaborar sus modelos de negocio.

 

La complejidad alude a los problemas y los conflictos que hay que resolver. Hace referencia a la ausencia de conexión entre las causas y los efectos que afecta hoy a la mayoría de los entornos empresariales. Con frecuencia, es muy difícil comprender las relaciones existentes entre los diferentes elementos, tanto internos como externos, de las organizaciones.

 

La ambigüedad tiene que ver con la falta de claridad sobre el significado de cualquier hecho. También está relacionada con la incapacidad para conceptualizar con precisión las posibles amenazas y oportunidades antes de que sea demasiado tarde.

 

Este escenario VUCA de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad está cambiando la forma que tienen las empresas de interactuar con sus clientes, empleados y colaboradores, y también la forma de liderar. Las capacidades y habilidades laborales y el desarrollo del liderazgo deben modificarse para adaptarse al nuevo entorno VUCA.

 

 

En este tipo de entornos, las organizaciones deben focalizarse en lo que es posible en vez de en lo que es probable, pues cualquier cosa puede ocurrir. Asumir los nuevos retos del entorno VUCA exige a las empresas grandes dosis de flexibilidad, adaptación a los cambios, preparación para abordar nuevas situaciones y conflictos, una buena estrategia de comunicación interna y externa y conseguir el compromiso de todos los grupos de interés.

El vertiginoso avance de la ciencia y la tecnología aporta valor a la formación y al aprendizaje continuados, que son imprescindibles para adaptarse a los cambios y demandas de este ámbito. La perseverancia para afrontar situaciones complejas, la flexibilidad y la gestión de la frustración ante las adversidades son algunas de las capacidades personales clave para sobrevivir en este tipo de entornos.

El entorno VUCA está generando un nuevo paradigma empresarial caracterizado por el surgimiento de profesiones novedosas, la detección de nuevos talentos, la autoempleabilidad de los individuos y la diferenciación y especialización de las empresas. En este nuevo escenario laboral, dinámico, cambiante y global, la capacidad de reacción ante los acontecimientos es mucho más importante que la propia planificación.

Los nuevos entornos demandan líderes innovadores con visión y capacidad de adaptación, con habilidad para actuar, ágiles en la toma de decisiones, con empatía, resiliencia y capaces de comunicar, generar compromiso e inspirar.

 

Start typing and press Enter to search