¿Qué es el coaching sistémico?

 In Coaching sistémico

Las personas, los equipos y las empresas son sistemas. Están formados por conjuntos de elementos interrelacionados entre sí para un objetivo común. A la hora de marcar objetivos, tomar decisiones y relacionarnos con los demás, hay que tener en cuenta las leyes y el orden propio de cada sistema, ya sea personal u organizacional.El coaching sistémico entiende a la empresa como un sistema formado por elementos que interactúan entre sí y que están interconectados, de forma que cada acción o decisión que toma uno de los miembros repercute en los demás y en todo el sistema.

Esta tipología de coaching permite ayudar a cada miembro de una organización a contribuir al conjunto del sistema y a lograr un equilibrio global. También sirve para detectar el origen de diferentes problemas o conflictos organizacionales, analizarlos y solventarlos.

 

 

La visión sistémica de una organización parte de una serie de premisas:

 

  • La persona no puede ser un elemento aislado. Todas las personas pertenecen a un sistema determinado que condiciona directa o indirectamente su forma de ser y sus creencias ante la vida.
  • La persona pierde protagonismo en favor del sistema. Ante un conflicto, hay que buscar siempre la mejor solución para el sistema y no lo que sea mejor para una o varias personas de ese sistema. De esta forma, será una solución más beneficiosa para todos y también más duradera.
  • Cualquier modificación o acción de un miembro repercute en todo el sistema. En cualquier sistema empresarial u organizacional, cualquier acción que realice una persona o un departamento, por poco importante que parezca, repercutirá en toda la organización.
  • La persona no sólo pertenece a un sistema, sino a una red de sistemas. Cada uno de nosotros pertenece a varios sistemas: personal, empresarial, familiar, etc. Este hecho puede generar problemas en la empresa cuando, por ejemplo, un miembro se compromete a hacer algo en su sistema organizacional que entra en conflicto con lo que tiene que hacer en su sistema familiar.
  • Existen unas leyes sistémicas que ayudan a los sistemas a crecer y a evolucionar. Toda empresa o sistema está basado en unas leyes sistémicas que es preciso conocer. Cuando no se tienen presentes estas leyes, las reacciones y decisiones tomadas ante diferentes hechos pueden afectar de forma negativa al conjunto de la empresa y al propio sistema personal de cada individuo.

 

 

Estas leyes sistémicas de las que hablamos las desarrolló el el psicoterapeuta y pedagogo alemán Bert Hellinger.

 

  1. Ley de pertenencia: Todos los empleados y colaboradores de una empresa mantienen fuertes vínculos con su empresa mientras permanecen en ella. Todo miembro tiene derecho a pertenecer a la organización, sin ser excluido por los demás. Cuando alguien es excluido, sufre todo el sistema.
  1. Ley de Antigüedad: Las personas que llegan primero a una empresa prevalecen en cuanto a jerarquía emocional sobre los que entran después.
  1. Ley de Equilibrio: Si no hay un equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe, el sistema entra en riesgo y se rompe.
  1. Ley de Jerarquía: Los fundadores o dirección de una empresa deben ser respetados. De la misma forma, los que llegan a un puesto directivo están al servicio de los demás. Por este motivo, cuando un empleado tiene una duda o problema, ha de consultar a su superior inmediato y no “puentearlo” para evitar conflictos mayores.
  1. Ley de Reconocimiento: Todos los empleados han de ser reconocidos en función de su rendimiento y aportación a la empresa.
  1. Ley de Aceptación: Es necesario reconocer, entender y aceptar las normas de cada organización. Antes de hacer ningún cambio en una empresa, hay que aceptar las buenas prácticas de la misma.

El coaching sistémico ayuda a cada miembro de la empresa a contribuir de forma eficaz a su sistema organizacional, a través de la cocreación de actitudes y experiencias nuevas y coherentes. A nivel individual, se centra en el desarrollo de los procesos internos de las personas que les ayudan a obtener mejores resultados. Cuando se trabaja con equipos, se focaliza en mejorar las dinámicas que se producen entre los diferentes miembros del grupo.

Gracias al coaching sistémico es posible detectar las verdaderas causas de un conflicto laboral interno, entender qué impide a la empresa avanzar hacia sus metas, plantear distintas alternativas de actuación, mejorar la comunicación interna y el liderazgo y minimizar los conflictos entre directivos, empleados, accionistas y colaboradores.

El coaching sistémico aporta soluciones sencillas y rápidas a situaciones complejas ya que trabaja con la interrelación entre los distintos elementos o miembros que conforman el sistema o empresa, tanto en su conjunto como de forma individual. Esto permite entender las diferentes dinámicas que se producen en ese sistema, adquirir una perspectiva diferente y distanciada de los problemas o conflictos e identificar los patrones de conducta que quedan ocultos por la actividad cotidiana.

 

Start typing and press Enter to search