El coaching de equipos en el aquí y ahora, la gestión del tiempo

 In Coaching sistémico

ÍNDICE:

  1. El aquí y ahora como herramienta del coach
  2. Principio de imparcialidad
  3. Instrumentos para la gestión del tiempo

 

1.- El aquí y ahora como herramienta del coach

 En otras publicaciones, hemos hablado de los principales instrumentos estructurales del coaching de equipos en los que se basa el coach para ser capaz de estar atento y aferrarse a la realidad según Alain Cardon en su libro Coaching de Equipos.

La función del coach en el aquí y ahora ayuda al equipo a que tome conciencia de su forma de ser y de hacer dentro de dos dimensiones esenciales y complementarias:

– Lo que se centra en el aquí, ya que el equipo debe gestionar lo que concierne al espacio, territorio y geografía. Es la parte de la dimensión estratégica y política, de la que hablábamos en el post anterior.

– Lo que se centra en el ahora como gestión del tiempo, de los ritmos y de la cadencia del trabajo en equipo. De esto, hablaremos en el post de hoy.

 

 

“Muchos clientes internos de las organizaciones sienten dificultades para la gestión del tiempo en la misma”

Sus principales preocupaciones son: el tiempo perdido en las reuniones, la falta general de tiempo, el exceso de trabajo, los plazos excesivamente cortos, los tiempos de desplazamiento y así un larguísimo etcétera. Para abordar el tema, el coach debe tener en cuenta dos cuestiones principales:

– Principio de imparcialidad.

– Instrumentos para la gestión del tiempo.

 

2.- Principio de imparcialidad

Este principio se establece en base a la gestión del tiempo del coach, es decir, es la inversión del tiempo que, de manera imparcial, realiza el coach en cada uno de los miembros del equipo. Este comportamiento debe ser modulado a su vez con el líder del sistema. Todo esto se traduce en un mismo tiempo de palabra para todos los coachees y un mismo tiempo de escucha por parte del coach.

 

“Para desarrollar una posición imparcial, el coach debe evitar implicarse demasiado mediante relaciones individuales o con el sistema colectivo”

El coach debe centrarse en el conjunto, distribuyendo el tiempo de trabajo y relación de forma equitativa entre los miembros del equipo.  Estar demasiado cerca o lejos repetitivamente de las mismas personas, supone un peligro para el proceso. Aun así, esto no se debe traducir como una actitud excesivamente distante, sino todo lo contrario, ya que incluso en situaciones especiales, los miembros del equipo pueden recibir coaching individual. Éste se debe realizar siempre en presencia del equipo y con el fin de ayudar a esa persona en su desarrollo.

“Dar coaching al líder puede ser muy útil siempre y cuando se haga en presencia del equipo y con toda transparencia de cara al mismo”

La corresponsabilidad  colectiva puede desarrollarse mejor si el coaching personal del líder se realiza en el seno del equipo. Así se pondrán de manifiesto las dificultades, acciones para facilitar sus progresos y modelación de la ética colectiva. Todo esto favorece el crecimiento del equipo sin dar prioridad a ciertos miembros y sin perjudicar a otros.

 

3.- Instrumentos para la gestión del tiempo

– La asignación del tiempo de trabajo: Se debe observar detenidamente la forma en la que el equipo organiza los diferentes intervalos de tiempo, así se podrá optimizar la organización del mismo. Una herramienta sencilla como la orden del día facilita y refuerza la organización del tiempo.

– Los desbordamientos: Esta herramienta es útil para ver cuáles son las secuencias-temas que más tiempo ocupan y si corresponden a los departamentos y divisiones que más gustan o que más presupuesto reciben. Estos desbordamientos provocan, en los departamentos y divisiones más pobres, un recorte de los recursos de tiempo asignados para ellos. En estos casos se debe restringir los suplementos de tiempo a no ser que se hayan respetado las secuencias-temas, y sobre espacio para los mismos.

– El ritmo de cada secuencia: Cada secuencia de la reunión suele tener una duración desde 10 minutos hasta una hora y para el equipo suele tener mucha utilidad seguir la calidad del ritmo de trabajo. Esto se traduce en tener siempre claro cuál es la calidad del método, la concentración del grupo en el inicio/mitad/conclusión de cada secuencia y cuál es el significado de los ritmos. Un ritmo sostenido corresponderá a la buena gestión del tiempo.

– El seguimiento de las reuniones: Éste seguimiento se realiza sobre los distintos temas y proyectos, de una reunión a otra, así el coach y el coachee obtienen una gran variedad de campos de observación, de análisis y de mejora. Además, el coach puede establecer temas a tratar obligatoriamente,  criterios de medición o éxito y procedimientos de seguimiento y evaluación.

“Si el contenido de las reuniones no se inscribe en un marco de tiempo más amplio, estacional como mínimo, anual a ser posible, el equipo carecerá por lo general de perspectiva, de estrategia o de visión”

 

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search