La gestión del talento en la era digital

 In Gestión de las relaciones

En la era digital en la que vivimos, las empresas necesitan tratar a sus empleados como a sus mejores clientes. Los cuatro pasos principales para crear una excelente experiencia entre los empleados en las primeras etapas de su ciclo de vida en la empresa son, posiblemente, los más importantes.

Estos cuatro pasos son: identificar y captar a los mejores talentos, incorporar nuevas contrataciones, implementar herramientas sociales habilitadas para dispositivos móviles y establecer objetivos personalizados basados en las capacidades y habilidades de cada uno. Al seguirlos estos cuatro pasos, las organizaciones pueden crear una cultura que promueva una mayor transparencia, diversidad, innovación y una experiencia digital de calidad para la organización.

 

Las nuevas tecnologías generan herramientas y estrategias nuevas que contribuyen a conseguirlo. Algunos de los aspectos clave que hay que aplicar o implementar en este sentido serían los siguientes:

  • Crear una estrategia de reclutamiento multicanal que aproveche los distintos canales disponibles, desde LinkedIn hasta los portales de referencia de empleados, para detectar y captar el talento.
  • Empoderar a los nuevos empleados contratados con herramientas en forma de sitios intranet corporativos y portales de colaboración social.
  • Iniciar la experiencia de incorporación suministrando a los candidatos información sobre la gestión de sus objetivos profesionales desde el primer momento.
  • Crear redes sociales que faciliten la comunicación en tiempo real entre los nuevos empleados, los diferentes departamentos y los grupos de mentores.
  • Apoyar la creación de equipos de trabajo flexibles con una plataforma en la nube capaz de proporcionar acceso 24/7 a la información de recursos humanos, mediante la integración de silos de datos y la creación de experiencias únicas.

 

 

La visión y el propósito son los grandes motivadores, pero son aspectos tan profundamente personales e individuales que los líderes no pueden simplemente crearlos de la nada. Un liderazgo inteligente puede, sin embargo, construir una cultura laboral que motive a los empleados. La pregunta es ¿cómo?

 

En la era digital, es imprescindible dotar de sentido al trabajo a través del aprendizaje y del desarrollo personal y laboral de los empleados.

Los equipos de RR. HH. más efectivos e innovadores crean ecosistemas de trabajo en torno a la colaboración, el aprendizaje y la gestión del rendimiento, tres pilares fundamentales de una fuerza laboral eficaz y productiva. Si bien estos fundamentos no son nuevos y siguen siendo el núcleo de los recursos humanos estratégicos, la tecnología está cambiando lo que los trabajadores y los empleadores esperan de su relación. Los millennials se convirtieron en la principal mano de obra estadounidense a principios de 2015, y han crecido con internet, los dispositivos móviles y las redes sociales.

 

Ante esta realidad y esta nueva fuerza laboral emergente, es recomendable que los directivos de recursos humanos hagan lo siguiente:

  • Mantener a los empleados comprometidos mediante la creación de una experiencia digital superior para ellos a través de la formación, el aprendizaje, las herramientas de recursos humanos y las tecnologías modernas. Esto les permite desempeñar su función de manera más eficiente y administrar su carrera y el equilibrio de vida y trabajo.
  • Establecer una trayectoria profesional clara con compensaciones competitivas y mentores para ayudarlos a desarrollarse. Apoyar aún más su carrera profesional con evaluaciones enfocadas en el establecimiento de metas y en la gestión del desempeño que permitan a los empleados crecer en las áreas que necesitan dominar para pasar al siguiente nivel.
  • Demostrar a los trabajadores que sus roles son valiosos y encajan perfectamente en la misión general de la organización. Esa misión puede cambiar con el tiempo debido a las fluctuaciones económicas y de la industria, así que hay que asegurarse de comunicar que las metas individuales deben alinearse con las estrategias corporativas de forma frecuente y continua.


La gestión exitosa del talento gira en torno a un objetivo primordial:
 garantizar una sucesión de liderazgo fluida. Encontrar a personas con las habilidades y experiencia adecuadas en un entorno empresarial cambiante y complejo es el gran desafío que afrontan los líderes empresariales de todo el mundo. Por lo tanto, la detección, atracción y retención del talento se convierte en una prioridad clave para toda la empresa.

 

Start typing and press Enter to search

shares