¿Por qué a veces no funciona el team building en una empresa?

 In Team building

Las actividades de team building en una empresa pueden ser altamente efectivas a la hora de mejorar la cohesión de los equipos, la motivación, la comunicación y el compromiso con la organización, entre otros aspectos. El hecho de romper con la rutina laboral para iniciar una actividad diferente, normalmente en algún lugar fuera de la oficina, suele ser un aliciente para la mayoría de las empresas que, gracias al team building, ven cómo mejoran la productividad, la eficacia y el compromiso de sus empleados.

Pero ¿qué pasa cuando una empresa invierte tiempo y dinero en alguna sesión de team building y ve que los empleados no se muestran ni receptivos ni con ganas de aprovecharla? En estos casos, los líderes o directivos suelen pensar que la causa se encuentra en los trabajadores, que no valoran este tipo de iniciativas, pero pocos se plantean que el verdadero problema suele radicar en ellos mismos y en la organización.

Si en la empresa existe, por ejemplo, un importante problema de comunicación enquistado desde hace tiempo y que perjudica la efectividad de los equipos, esto puede conllevar un bloqueo energético que impida a priori el éxito y la eficacia de cualquier dinámica de team building. Y este tipo de problemas suelen ser responsabilidad de los líderes. Por tanto, cuando un líder ve que las cosas no funcionan en su empresa, antes de decidir llevar a cabo una sesión de team building con sus empleados, quizás debería empezar con un proceso de coaching ejecutivo para detectar qué está fallando en su organización.

Un buen coach ejecutivo hará que el directivo tome conciencia de por qué está bloqueada la energía de un equipo o qué fallos de comunicación existen en la empresa. Se trata de hacer una especie de chequeo inicial a la directiva de la compañía para elegir, a partir de los resultados y valoraciones, el momento más apropiado y la mejor actividad de team building. Por este motivo, a veces es necesario someter a los líderes de la empresa a un proceso previo de coaching individual o grupal para detectar la mejor manera de solventar los problemas laborales existentes.

 

 

Estos son los principales bloqueadores de energía que existen en muchas empresas y organizaciones:

  • La visión y la estrategia de la empresa no se transmiten de forma clara a los empleados.
  • Existen conflictos sin resolver que se han enquistado con el tiempo.
  • Puede haber confusión de roles entre empleados que asumen más responsabilidad de la que les corresponde y otros que deleguen en exceso.
  • Son empresas con muchos protocolos y procesos lentos que requieren múltiples aprobaciones.
  • Hay una excesiva dependencia respecto a la medición y a los objetivos cuantitativos.
  • La comunicación y las conversaciones relacionadas con la cultura, las normas, la energía, los conflictos, las emociones o los valores de la organización son inexistentes.
  • Los directivos suelen ser líderes sin experiencia o con un liderazgo poco inteligente.
  • Existe poco enfoque en la experimentación, la colaboración y la innovación.
  • No se intercambia información ni existe una cultura colaborativa sólida.
  • Hay una falta de reconocimiento y de valoración de las tareas y los logros conseguidos por los empleados.

 

 

Puede que en alguna de las situaciones mencionadas en ese listado se encuentre el problema que bloquea al equipo, y será necesario solventarlo antes de organizar una actividad de team building. Es imprescindible que los empleados crean en su líder, porque de esta forma también creerán que el team building va a ser algo útil que puede ayudarles a sentirse mejor en su puesto de trabajo. Ante problemas similares, un buen líder debe asumir, en primer lugar, la responsabilidad de transmitir al personal lo que ocurre en la compañía. A partir de ahí, los empleados se mostrarán más receptivos y aprovecharán al máximo los numerosos beneficios de una adecuada dinámica de team building.

Ser un buen líder implica afrontar conversaciones sobre temas complejos. Es la diferencia entre el liderazgo inteligente y el que no lo es. Cuando un directivo prefiere organizar entre sus empleados un team building antes de hablar sobre lo que realmente sucede en la empresa, algo falla en su liderazgo.

Por este motivo, una buena empresa de coaching y de team building evaluará primero el clima laboral de la compañía con el fin de asesorar y proponer la mejor estrategia para seguir, que en algunos casos puede derivar en un proceso de coaching ejecutivo con el propio líder antes que en un evento de team building con los empleados.

 

Start typing and press Enter to search

shares