La risa y el liderazgo

 In Liderazgo

ÍNDICE

  1. ¿Qué papel cumple la risa en la resonancia del liderazgo?
  2. Competencias emocionales y sentido del humor en el liderazgo
  3. El nuevo modelo de competencias del liderazgo

 

1.- ¿Qué papel cumple la risa en la resonancia del liderazgo?

En el post de hoy seguiremos hablando de liderazgo, basándonos en Daniel Goleman, Richard Boyatzis y Annie Mckee, quienes recalcan el concepto de la resonancia.

La definición científica de la risa es compleja, pero todos sabemos lo que es y los beneficios que produce. Las bromas o los comentarios distendidos son esenciales y cumplen dos cometidos:

– La corroboración de lo que la gente piensa.

– La suavización del mensaje.

La risa es la culpable de movilizar la emoción de los integrantes del equipo hacia un rango positivo, lo que llevado a la práctica puede evitar que el grupo se vea encerrado en un problema redirigiendo la comunicación hacia la búsqueda de una solución sin que nadie mencione el acto explícitamente.

 

“Uno de los rasgos distintivos del liderazgo eficaz consiste en su adecuado uso del sentido del humor”

Fácilmente, las bromas más sencillas pueden ayudar a este proceso y llenar al grupo de emociones positivas. No es necesario tener un gran sentido de la oportunidad, ni un amplio repertorio de chistes. Basta con ser natural y arrancar las risas cómplices de tus compañeros, generando así un clima de trabajo positivo.

 

2.- Competencias emocionales y sentido del humor en el liderazgo

Un punto interesante a destacar es la diferencia de cantidad de comentarios jocosos realizados por líderes de alto nivel y los mandos intermedios, ya que se ha descubierto que los primeros sueltan hasta tres veces más estos comentarios que los segundos. Por lo que se podría decir que es independiente la tensión de la situación con la transmisión de mensajes positivos.

Las investigaciones que se han desarrollado hasta ahora, recalcan la importancia de la inteligencia emocional  y el sentido del humor para llegar a ser un líder con éxito. Ambos parámetros están relacionados y unidos forman el modo más adecuado para el desarrollo del liderazgo primal  del que ya hablábamos en un post anterior.

Las competencias, en cuanto a psicología se refiere, han dado un cambio drástico en los criterios de selección y promoción del personal. Se ha llegado a la conclusión de que se debe tener en cuenta las habilidades técnicas, la personalidad y el currículum, pero sobre todo se ha de tener en cuenta una comparación de los empleados entre los que evidencian un rendimiento excelente en un ámbito preciso, en oposición a aquellos que no superan el rendimiento medio.

 

El nuevo modelo de competencias del liderazgo

Numerosas investigaciones han puesto en pie la teoría de que los líderes poseen la gran mayoría de las competencias en inteligencia emocional siendo esencial recalcar que las diferencias interculturales son irrelevantes en este contexto.

 

 

“El desarrollo de un modelo de competencia del liderazgo sirve para identificar, formar y promover a los posibles trabajadores estrella

Las dimensiones de la inteligencia emocional han ido evolucionando, al igual que lo han hecho sus competencias a lo largo del tiempo. Antes, se señalaba la existencia de cinco dominios fundamentales y veinticinco competencias de la inteligencia emocional. Ahora, sin embargo, han reducido a cuatro los dominios y dieciocho competencias. He aquí un esquema resumido:

 

COMPETENCIA PERSONAL: determinan el modo en el que nos relacionamos con nosotros mismos.

 

  • CONCIENCIA DE UNO MISMO.

– Conciencia emocional de uno mismo: tomar consciencia de la propias emociones y del impacto que éstas tienen, “sensaciones viscerales” como guía para la toma de decisiones.

– Valoración adecuada de uno mismo: conocer fortalezas y debilidades propias.

– Confianza en uno mismo: seguridad en la autovaloración del ser propio y capacidades propias.

 

  • AUTOGESTIÓN.

– Autocontrol emocional: capacidad de manejar emociones e impulsos conflictivos.

– Transparencia: sinceridad, integridad y responsabilidad.

– Adaptabilidad: flexibilidad el cambio y superación de obstáculos.

– Logro: satisfacción criterios internos de excelencia.

– Iniciativa: actuar pronto cuando se presenta la ocasión.

– Optimismo: ver el lado positivo de las cosas.

 

COMPETENCIA SOCIAL: determinan el modo en que nos relacionamos con los demás.

 

  • CONCIENCIA SOCIAL.

– Empatía: ser capaz de experimentar emociones de los demás, comprender su punto de vista y mostrar interés por las cosas que les preocupan.

– Conciencia de la organización: capacidad de seguir las corrientes, redes de toma de decisiones y política de la misma.

– Servicio: capacidad para reconocer y satisfacer las necesidades de los subordinados y los clientes.

 

  • GESTIÓN DE LAS RELACIONES.

– Liderazgo inspirado: esbozar visiones claras y convincentes que sean altamente motivadoras.

– Influencia: utilizar tácticas persuasivas.

– Desarrollo de los demás: saber desarrollar las habilidades del resto a través del feedback.

– Catalizar el cambio: encauzar el cambio hacia una dirección diferente.

– Gestión de los conflictos: negociación y resolución de desacuerdos.

– Establecer vínculos: cultivar y mantener la red de relaciones.

 

 

Preguntanos

Enseguida solucionaremos tus dudas.

Start typing and press Enter to search