El mito del perfecto CEO

 In Alto Rendimiento, Liderazgo, Team Coaching

Peter Hawkings propone en su libro “Coaching y Liderazgo de Equipos” una serie de casos prácticos comenzando con la frase atribuida a Margaret Mead: “Nunca dude de que un pequeño grupo de ciudadanos serios y comprometidos pueda cambiar el mundo. De hecho, siempre ha sido así”; haciendo referencia a la empresa automovilística Toyota. Margaret apuntaba que cuando le preguntaron a Katsuaki Watanabe (CEO de Toyota) acerca del éxito de la misma, por encima incluso de la gran industria estadounidense, él respondió que todos trabajaban como un equipo, llamando socios a los proveedores y haciendo lo que todo el mundo pensaba que tenían que hacer.

En unas declaraciones al Time Magazine, Katsuaki contó cómo durante años trabajando con altos ejecutivos, todos los comentarios del equipo se centraban en aspectos negativos del CEO, criticando sus puntos débiles, así que se dirigió a ellos mostrando su desacuerdo hacia esa actitud, haciéndoles ver que su actitud se focalizaba en delegar el liderazgo al superior, esperando una respuesta perfecta. Además, como experto en ese ámbito les dijo que nunca se había topado con el jefe ejecutivo perfecto por lo que la solución a sus problemas se basaba en la siguiente pregunta: “¿Qué haréis como equipo, para asumir la responsabilidad de sus puntos débiles?”. Eso es coaching de equipo.

 

 

“El mito del perfecto CEO”

 

Esperar más y mejor del líder pone muchas esperanzas en sus supuestos poderes milagrosos para cambiar el rumbo de las cosas, siendo por otra parte, excesivamente críticos al no encajar con las altas expectativas que en ellos se han depositado. Éstas esperanzas son poco realistas y sólo sirven para culpar al líder y acabar decepcionados. En su libro, Peter Hawkings cita a Warren Benis, autor de más de 20 libros de liderazgo y asesor de cuatro presidentes de Estados Unidos; éste cuenta cómo la sociedad se ha aferrado al mito del llanero solitario creyendo que las grandes hazañas se han conseguido siempre en soledad, cuando la realidad nos muestra justo todo lo contrario a un Gran Hombre o una Gran Mujer, sino más bien a un Gran Grupo.

 

Según Hawkings, los desafíos del mundo han continuado creciendo exponencialmente en lo que se refiere a la complejidad, interconexión, rapidez del cambio y las amenazas que hoy en día afronta un CEO y su equipo, por lo que un alto cargo no debe permanecer en su burbuja ni delegar el aprendizaje. Este ejecuta, pero al mismo  tiempo sabe escuchar y, por supuesto, se preocupa por los trabajadores a su cargo y por el mercado en sí. Los especialistas del coaching de equipos coinciden en que el CEO debe ser dinámico, expresivo, empático y analítico, pero ¿cómo comienza este proceso deseoso de cambiar el paradigma tal y como se concebía?.

 

“Los próximos 30 años serán la época más excitante de toda la historia de la humanidad de este planeta, ya que durante ese período descubriremos si el Homo es realmente sapiens, o si pasaremos a formar parte de la colección de fósiles de especies extinguidas”

Tim Smit, fundador de los Jardines Perdidos de Heligan y del Proyecto Edén.

 

Peter Hawkings se basa en esta idea para afirmar que ahora, el desafío es mayor que nunca, ya que lo que vemos en nuestro reflejo es una especie de entre otras muchas en peligro de extinción. El calentamiento global, el incremento de la explosión demográfica, la interconexión tecnológica, el agotamiento de los recursos o la extinción de las especies sólo conforman una parte de lo que el desafío es hoy en día, ya que hay otras muchas partes del mismo están interconectados a un ritmo que aumenta exponencialmente y del que nadie es experto, por lo que la solución al problema y cómo enfrentarlo aún no está clara.

 

Este reto, según Hawkings, no puede resolverse solo, ni por un único experto ni tampoco por grupos de la misma disciplina o multidisciplinarios procedentes de las más prestigiosas instituciones mundiales; ni políticos, ni grupos de presión… Lo que nos obliga a trabajar en conjunto más allá de las fronteras y las disciplinas, de los intereses propios y locales, de forma conjunta como nunca antes se ha hecho.

 

“Como especie, los desafíos del mundo actual nos obligan a encontrar la forma de trabajar de forma conjunta”

 

Los retos es necesario superarlos de forma conjunta, y a su vez, esto requiere de la creación de nuevas formas de pensamiento, con excelencia. La excelencia, según el diccionario de la Real Academia Española, significa: “superior calidad o bondad que hace digno de singular aprecio y estimación algo”, y también es “tratamiento de respeto y cortesía que se da a algunas personas por su dignidad o empleo”. De estas definiciones podemos sintetizar que la excelencia es saber construirse sólidamente como ser humano en valores y la persona que vive con excelencia se caracteriza por la decisión en sus propósitos, la diferenciación de los mismos, la responsabilidad para llevarlos a cabo y libertad como seguridad en lo que se está haciendo.

Por todo esto nosotros desarrollamos todos nuestros programas de coaching de equipos utilizado un entorno igual de cambiante como es el mar, utilizando los veleros como herramienta de aprendizaje. Esto se debe a que estos crean el símil perfecto para entender que el éxito en cualquier ámbito requiere de una dirección inspiradora y emocional junto al trabajo conjunto y coordinado de todos sus miembros, como explicamos en nuestra metodología plasmada en el Libro blando del Coaching de Equipos.

 

 

Start typing and press Enter to search

shares