El eneagrama en las organizaciones

 In Team building

El eneagrama es una herramienta de autoconocimiento que describe nueve tipos de personalidad distintos y sus interrelaciones. Desde hace unos años, su uso se ha ido extendiendo al ámbito de las organizaciones, que ven en el eneagrama un método útil para tener en cuenta a la hora de seleccionar personal para determinados puestos o para crear equipos de trabajo equilibrados en las empresas.

El tipo de personalidad o eneatipo al que pertenece cada uno no tiene relación con las habilidades técnicas o estudios, sino que se encuentra fuertemente conectado con los intereses, valores y capacidades innatas de cada persona. El conocimiento del eneatipo es importante a la hora de desarrollar una carrera profesional alineada con nuestros valores para conocer qué tipo de profesiones o empleos encajan más con nuestra personalidad y también a la hora de desarrollar habilidades de liderazgo. El eneagrama describe el patrón de pensamiento, sentimiento y comportamiento acorde con cada uno de los nueve eneatipos.

 

Esta es una breve descripción de las principales características de los diferentes tipos de personalidad relacionadas con el ámbito laboral:

 

Eneatipo 1:

Son perfeccionistas, exigentes y autoexigentes. Quieren un mundo perfecto y constantemente tratan de mejorar a todo el mundo en función de lo que ellos creen que es correcto o no.

Les gusta el trabajo práctico y concreto que les permita organizar y estructurar tareas desordenadas. Con demasiado orden, algunos se aburren porque hay poco para organizar. Sin embargo, con muy poco orden el trabajo se percibe como demasiado caótico y pueden sentirse ansiosos o frustrados. Sus valores principales son la justicia, la excelencia, la exigencia y el no cometer errores.

 

 

Eneatipo 2:

Quieren que los demás los perciban como individuos generosos, empáticos y reflexivos. Son expertos en anticiparse a las necesidades de los demás y atenderlas.

En el trabajo, los individuos del eneatipo 2 necesitan ayudar e influir a los demás en una dirección positiva. En puestos de trabajo donde hay un compromiso limitado con otros, pueden necesitar un contacto más cercano con los compañeros. Con demasiado contacto con la gente en general y en situaciones donde no pueden influir o cuando otros no los toman en serio, la autoestima de estas personas puede verse disminuida. Sus valores principales son el trato humano, la motivación, la empatía y la generosidad.

 

Eneatipo 3:

Desean ante todo tener éxito y ganar el respeto y la admiración de los demás, a menudo a expensas de ser fieles a sí mismos.

Los individuos del eneatipo 3 pueden ser verdaderos adictos al trabajo con el objetivo de conseguir el reconocimiento de su entorno y el éxito profesional y social. Ellos mismos valoran al resto en función de lo que hacen y no de lo que son. Sus valores principales son la responsabilidad y el esfuerzo.

 

Eneatipo 4:

Quieren experimentar las conexiones más profundas consigo mismos y con los demás. Son los creativos del eneagrama y por ello necesitan trabajar en algo que tenga un profundo significado y un propósito para ellos y donde puedan expresar su creatividad y sus capacidades de innovación. Sus valores principales son la originalidad y la autoexpresión.

 

 

Eneatipo 5:

Es el tipo de personalidad más racional del eneagrama. Son personas ávidas de conocimiento, capaces de profundizar y de especializarse en aquellos temas que les interesan. Por ello, se sienten motivadas realizando tareas en las que pueden utilizar e incrementar sus conocimientos y en las que pueden controlar las demandas de su tiempo y energía. Sus valores principales son la autonomía, la competencia y la comprensión basada en hechos.

 

Eneatipo 6:

Desean certeza, significado y apoyo en su vida y en su trabajo. Son buenos cuestionando, valorando opciones y anticipándose a la resolución de problemas. Sin problemas para resolver ni riesgos para evaluar, los individuos del eneatipo 6 se desmotivan y se aburren. Pero con demasiado riesgo se vuelven muy ansiosos, excesivamente dubitativos y pueden hacer elecciones impulsivas. La lealtad, el apoyo y la honestidad son sus valores principales.

 

Eneatipo 7:

Necesitan un día a día lleno de estímulos, excitación y diferentes opciones, ya que no soportan la rutina ni los conflictos. Los atraen las situaciones que los desafían más allá del pensamiento convencional, en las que pueden aplicar su pensamiento ágil, resolutivo y creativo. En situaciones donde estas cualidades están presentes, los individuos del eneatipo 7 se muestran optimistas y alegres, pero cuando se sienten limitados o criticados, se vuelven enojados y frustrados. Sus valores principales son la libertad, el placer y la novedad.

 

 

Eneatipo 8:

Quieren hacer que sucedan grandes cosas. A los individuos del eneatipo 8 les gusta estar al mando, afirmarse y controlarlo todo imponiendo sus normas. Se sienten satisfechos en aquellos puestos en los que pueden liderar, organizar y supervisar. Cuando las cosas ya están bajo control o cuando se les usurpa la autoridad, pueden volverse irascibles y sentirse frustrados. Sus principales valores son la justicia, la veracidad, el poder y la influencia.

 

Eneatipo 9:

Desean ante todo la paz y la armonía. Son capaces de liderar desde el positivismo y la buena voluntad. Les gusta trabajar con otros de una manera armónica, a menudo mediando en conflictos y facilitando conversaciones entre los diferentes miembros de un equipo u organización. Se muestran satisfechos cuando consiguen que otros lleguen a acuerdos y se traten con respeto. Los conflictos y las tensiones los incomodan, ya que la armonía y el respeto mutuo son dos de sus valores clave.

 

Start typing and press Enter to search